Croquetas caseras de calabacín

Croquetas caseras de calabacín

Hoy os traigo una receta especial para los peques. A veces cuesta un poquito que coman verdura. Sea por su textura, porque contiene mucha agua, o porque solemos prepararlo solo en puré o menestra, el calabacín es uno de los alimentos que no goza precisamente de fama entre los peques.  (más…)

Receta de bizcocho tradicional de yogur.

Tenia esta receta en el blog antiguo y como es muy rápida, fácil, barata y socorrida he pensado ponérosla por aquí. Seguro que muchos la conocéis y tenéis vuestra propia versión. 
Lo que veis es la cocina de nuestro antiguo apartamento de solteros (bueno legalmente lo seguimos siendo, pero ya me entendéis…). 
En la era de los cupcakes y el foundant algunas seguimos prefiriendo lo de toda la vida, no es tan mono, pero es igual de rico o mas y de versatil, se puede decorar de mil maneras para los peques o dejarlo solo para la hora del café, incluso usarlo de base para una tarta.
Este bizcocho lo habréis comido miles de veces de cien maneras diferentes, es un clásico muy “apañao” de la repostería casera española. Mi madre lo hacia por lo menos un par de veces al mes, a veces con frutos secos, otras con fruta o incluso relleno o decorado con crema pastelera, nata o chocolate. si no había yogur de limón, pues de fresa o de lo que hubiera. Por mas veces que lo coma no deja de gustarme, así que hoy voy a mostraros una de las recetas que uso mas habitualmente y que tenia fotografiada de hace tiempo para enseñarla. Manos a la obra!!!

Estos son los ingredientes, ya veis que fácil y barato:
  • Huevos.
  • Aceite de oliva suave.
  • Un yogur de limón (o natural si no tenéis de limón).
  • Harina.
  • Azúcar.
  • Levadura.
  • Limón natural (con los preparados que venden de zumo de limón no queda igual)
  • Un molde para repostería.
  • No sale en la foto, pero necesitáis margarina o mantequilla para untar el molde.
Y con esto comenzamos la preparación:

En un recipiente grande vertemos el yogur y no tiramos el vasito, nos va a servir para medir el resto de los ingredientes ya veréis que con este truco es muy fácil recordar y medir las cantidades y ademas ensuciamos menos.

Ahora incorporamos, 1 vasito de aceite, 1 y medio de azúcar (los mas golosos pueden echar mas, pero para mi así esta sobradamente dulce), 3 de harina, el sobre de levadura y cuatro huevos.

Por ultimo añadimos el zumo de un limón y un poco de rayadura, un truco si os pasa como a mi y no tenéis exprimidor a mano, es meter un tenedor dentro del medio limón y girarlo a la vez que estrujamos, con eso le sacaremos todo el jugo, eso si, cuidado con las pepitas, que nos darían amargor en la zona que cayeran si las cocinamos. Si habéis sido excesivamente generosos con el limón y ha dejado la mezcla demasiado liquida no pasa nada, un poquito mas de harina y solucionado, os tiene que quedar una masa con la consistencia de un puré (no es un gran ejemplo pero es que no me venia nada mejor a la cabeza).

Ahora ya podemos mezclarlo todo, podéis usar la batidora o unas varillas, yo en este caso use varillas y se mezcla bastante bien.

Por ultimo cortáis la manzana en laminas finitas, de un par de milímetros de grosor mas o menos. Lo incorporamos a la mezcla y movemos un poco mas para que se reparta bien. Este paso es opcional, podéis prescindir de la manzana o cambiarla por otra cosa que os guste, yo a veces lo hago con nueces, pero me gusta la manzana por que queda muy jugoso. Lo verteremos después de mezclar todo lo demas, por que si lo hacemos a la vez con la batidora nos quedara puré y con las varillas nos costara mucho mezclar.No os preocupéis por que al ser la mezcla tan espesa no se ira la manzana abajo.

Impregnamos bien el fondo y las paredes de nuestro molde de margarina o mantequilla para que no se nos pegue, vertemos la mezcla y lo metemos al horno, que habremos pre calentado a 200 grados.

No os puedo decir una medida de tiempo por que cada horno es diferente. A mi en este que es el de la casa donde vivíamos antes, me tardo 2 horas. De todas formas para ver si esta hecho, esperad a que se vea cocinada la parte de arriba, un poco doradita, en ese momento (nunca antes, por que corréis el peligro de que la masa baje al cambio de temperatura y se os quede una galleta dura y gigante) abrís y claváis un cuchillo o algo punzante, si sale limpio esta hecho, si no, dejadlo un poco mas y volver a probar hasta que salga limpito. Ya solo tenéis que desmoldarlo y esperar a que se enfrié.

Se me olvido sacar foto después de desmoldarlo, pero he de decir, aunque esta feo que lo diga yo, que estaba buenísimo!!! Como os dije antes podéis adornarlo o acompañarlo con lo que queráis, incluso emborracharlo o usarlo de base para una tarta. Espero que os animéis a hacerlo y que comentéis el resultado, o las diferentes versiones de la receta que conozcáis  Si no, por lo menos espero haberos traído buenos recuerdos con este bizcocho tan tradicional cuando eramos peques.

Un saludo a todos!!!

Costillas estilo Foster o ribs caseras


Hola a todos!!! Tenia esto por ahí perdido en el blog antiguo, en casa es una receta que nos gusta mucho y he pensado que para darnos un capricho de vez en cuando (por que tampoco es una receta de hacer muy a menudo) las embarazas o las mamis y papis, lo podía compartir por aquí también
Esta receta es una versión casera de costillas como la que hacen en Ribs o Foster Hollywood, asadas y con salsa barbacoa, para elaborar la receta para 4 personas vamos a necesitar lo siguiente:



Para las costillas:

  • 1 costillar medio por persona.
  • 1 cebolla.
  • 6 dientes de ajo.
  • 3 hojas de laurel.
  • Sal al gusto.
  • Aceite.

Para la salsa:

  • Media cebolla.
  • 1 bote de ketchup.
  • 2 cucharadas soperas de vinagre de vino.
  • 4 cucharadas soperas de azúcar moreno.

Empezamos por las costillas:

Ponemos en una olla agua, la cebolla, el ajo, el laurel y los costillares con una pizca de sal, yo lo cuezo en la olla rápida y lo tengo 5 minutos, si vuestra olla es normal hay que tenerlo unos 15 minutos, es importante no pasarse con el tiempo sobre todo en la olla rápida ya que la carne nos quedaría demasiado blanda. Una vez cocidas las escurrimos y las reservamos mientras hacemos la salsa. Vamos pre calentando también el horno a 180 grados.

Pasamos a la salsa:

Picamos finito la media cebolla y la freímos con muy poco aceite y a fuego a lento hasta que dore, después bajamos el fuego y añadimos el ketchup, el vinagre y el azúcar  removemos hasta que se deshaga el azúcar y apartamos.



Seguimos:

Ahora vamos a untar una fuente de horno con aceite y a “pintar” las costillas con la salsa que hemos preparado, no hace falta cubrirlas, solo tenéis que untarlas por los dos lados.

Las metemos al horno a unos 180 grados y las tenemos así una hora, le daremos la vuelta cada media hora, después subimos el horno a tope y las tenemos dorándose un cuarto de hora mas. Las sacamos del horno las presentamos con la guarnición que queramos y con la salsa que nos ha sobrado para seguir untando. Tened en cuenta que las cantidades y los tiempos dependen mucho del gusto de cada uno y del tipo de horno que se use, así que sed prudentes que quedarse corto tiene remedio en la receta, pasarse ya no.  La gracia esta en que al cocerlas pierden parte de la grasa y el resto se deshace en el horno, así que, quedan jugosas pero sin llevarnos trozos de grasa a la boca como suele pasar cuando se asan normal. Como recomendación si podéis comprar costillas ibéricas (a mi me las traen de mi tierra, Extremadura) la receta mejora mucho.

Un beso a todos y espero que os haya gustado y os animéis a hacerla!!!!!