Hace unos dias escribía contando mi vuelta al trabajo. La verdad que me sirvió un poco de desahogo, ya sabéis, para soltar lastre. Como he hecho en otras ocasiones en este blog. Pero al releerlo, me di cuenta de algo. Lo estaba escribiendo solo desde mi perspectiva y me sentí relativamente egoísta. Por que en realidad el cambio brutal cuando mama vuelve al trabajo no es para mi. Es para ellos, para mis pequeños. Por ello quería enfocarlo también desde su perspectiva.

¿Como se siente un bebe cuando su mama vuelve al trabajo?

Pues ciertamente no le puedo preguntar, o mas bien, el no sabe responderme, al menos con palabras. Pero se que para el es difícil. Y eso que, en mi caso, la abuela lo esta haciendo todo mas sencillo.

Para empezar esta la separación. Pasar de no haberse separado de mama mas que media hora para la ducha a separarnos 9 horas diarias. Por supuesto lo asimila, pero no lo entiende. Hace unos dias llamaba y mama acudía, ahora eso no ocurre. Y no podemos explicarle por que.

Pasar de disponer de su tetita a demanda a tener que acostumbrarse a una tetina de la noche a la mañana. Y eso no significa sea duro solo para los peques que se alimentan de pecho. Tampoco debe ser fácil que cambien los brazos que te dan un biberón. Pero en este caso, ademas de los brazos, el cambio es mucho mas brusco. El pecho no funciona igual que el bibe, no sale igual y tampoco es la misma textura. Por suerte yo puedo sacarme leche en el trabajo y al menos, no ha cambiado eso también, seguimos con lactancia materna exclusiva. Pero no siempre es así, con su hermano lo intente tanto o mas, pero no lo conseguí.

Despertarse antes de la 7 de la mañana para cambiar de brazos, en una rutina que un bebe de 5 meses no necesita tener. Y gracias que esos brazos, los de su nana, le son tan conocidos como los de mama y papa, no todo el mundo tiene esa suerte. Y no es que sea un drama, pero no es respetuoso, que justo cuando empieza a establecer rutinas de sueño, se las trastoquemos. Tanto es así, que el peque ha invertido sus rutinas, duerme de día y no come. De noche se despierta, porque sabe que están mama y la tetita cerca. El no entiende, se adapta.

¿Y el mayor?

Pues también le afecta cuando mamá vuelve al trabajo. Ademas de salirte de la noche a la mañana un “competidor”, mama que venia todos los dias a por ti al cole, ya no lo hace. Mama que lleva meses llevándote al parque o haciendo salidas familiares, ya no esta. Ya no esta en esas salidas familiares, por suerte papa si, pero ahora no nos juntamos, ahora, nos turnamos.

¿Existe la conciliación en España?

La respuesta es sencilla, no. Ni los horarios laborales están adaptados, ni existen formulas que mejoren la conciliación. Tanto para autónomos como para trabajadores por cuenta ajena. Para empezar, la baja de maternidad no cubre ni siquiera los 6 meses de lactancia materna que recomienda la Organización Mundial de la Salud. Y no solo se trata de dar el pecho, hay mucha gente que no sabe que el biberón también es a demanda, cosa que no se va a cumplir en prácticamente ninguna guardería. Un bebe de 16 semanas es extremadamente pequeño y al final se obliga a los padres a hacer encaje de bolillos. Bien gastando todas sus vacaciones y dias libres, que si te pilla a final de año vale, pero si te pilla al inicio, te obliga a trabajar un año del tirón. O bien restringiendo al máximo la economía, para pedir excedencias. Con esto ganas unos dias, pero a partir de ahí, sigues teniendo un bebe totalmente dependiente que o bien ira a la guardería o bien tendrás que tirar de familia. Y no es que sea malo llevar a un niño a la guardería, es que eso debería ser una elección libre y no una obligación.

Pero no solo eso, las jornadas laborales no están adaptadas a la convivencia con niños. Al final es el niño quien se adapta, entrando a las 7 a desayuno, saliendo de comedor a las 4 y en muchos casos a extra escolares hasta las 5 o 6 de la tarde. Después en vacaciones, campamentos, aprovechando los coles que abren y de aquí para allá. De nuevo sin coincidir todos, ya que probablemente mama y papa cojan las vacaciones en diferentes fechas para estirar al máximo el tiempo disponible.

También tienes opción de solicitar una reducción de jornada si puedes prescindir de parte del sueldo. Al final entre pagar comedor, desayuno, etc… Son las gallinas que entran por las que salen. Pero por experiencia propia, se que eso te convierte en un cero a la izquierda de la noche a la mañana. Una persona incomoda en tu puesto de trabajo. Da igual que lo desempeñes igual que antes, incluso que la exigencia para ti sea la misma que para alguien con jornada completa.

La verdad que es un tema sobre el que hablar largo y tendido, algún día os contare mi experiencia, paso por el juzgado incluido. Mientras os dejo una campaña de Change.org que seguro que muchos conocéis. Pero nunca esta de mas recordar.

Mama vuelve al trabajo

Y esta otra que es un poquito mas actual. Podéis acceder a ambas pinchando en las imágenes.

Mama vuelve al trabajo