Ya tenia ganas de abrir una sección en la que mostraros diferentes sitios para pasar el día con los peques. Hoy os voy a hablar de nuestra ultima visita a Cívica y Barriopedro. Ambos en la provincia de Guadalajara. Situados entre las poblaciones de Brihuega y Masegoso de Tajuña, estos dos pueblos tienen todos los ingredientes para pasar un fantástico día para pequeños y adultos.

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro:

Sorprende la tranquilidad, a pesar de su cercanía con Brihuega. El turismo o se queda en dicha población o se desvía a Sacedón. Nada mas pasar Brihuega el primer atractivo es la carretera que lleva a estos pueblos que sigue el trazado del rió Tajuña, franqueada por vegetación y roca. Y de repente, simplemente te topas con Cívica y te deja con la boca abierta. No quiero estropearos la sorpresa si os decidís a ir, pero llegas y simplemente sabes que estas allí.

Cívica, roca, agua y la mano humana:

Lo primero que llama la atención es el municipio (pedania de Brihuega) en si. Cívica es una mezcla entre casas señoriales a medio derrumbar, pared con pared con caseríos rehabilitados y conviviendo con segundas viviendas de creación actual. Un lugar absolutamente pintoresco, plagado de huertas y de agua, mucho agua.

La Fuente de los Siete Caños:

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

De las fuentes del pueblo destaca la “Fuente de los Siete Caños de Cívica“. Un maravilloso lugar donde simplemente pararse y desintoxicarse de estrés de la vida diaria. La fuente data del 1.797 o al menos eso reza su inscripción. El agua es absolutamente cristalina, en el pueblo nos contaron varias curiosidades sobre ella. Que el agua es potable y es famosa por sus cualidades curativas (aunque nosotros no lo probamos). Que guarda la misma temperatura tanto en verano como en invierno (esa zona supera los 30º en verano y baja hasta los -14º en invierno). Y que nunca deja de manar y alimenta la cascada que os enseño un poco mas adelante. Al margen de sus famosos 7 caños, cuenta con 2 canalizaciones mas a su izquierda que merece la pena observar. Y ademas del vaso de la propia fuente hay tal cantidad de agua que también hay charcas naturales.

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

Esta parte ya nos encanto, es perfecta para pararse con los peques a escuchar el sonido. Para explicarles diversos ciclos del agua, por qué el agua es esencial para vida. Como crece la vegetación dentro y fuera de ella. Y ¿Por que no? Es perfecta para salpicarse un poco.

La aldea excavada en la roca:

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

Bajando hasta la carretera, nos encontramos con una ubicación de lo mas peculiar, que ya habremos visto antes de llegar. Un paisaje misterioso y atípico, una perfecta simbiosis entre la naturaleza y la mano del hombre. Excavado en una ladera rocosa, encontramos una edificación, con aspecto de templo monacal. Una entrada con puertas y arcos de inspiración gótica, dan paso a una serie de celdas, escaleras sinuosas y balaustradas. Todo ello horadado en la piedra, aprovechando las galerías que ya existían en la zona, debido a sus características kársticas. Ahora es cuando rompo parte de la magia, para desvelaros que no es una construcción antigua. Si no que es de la segunda mitad del siglo pasado. Se comenzó a construir en los años 60 por insistencia de Don Aurelio, el cura de Valderrebollo, que heredo la finca donde se ubica dicha construcción. Según cuentan se llevaba a los feligreses tras la misa a trabajar allí, lloviera o nevara.

Cívica semeja una aldea tibetana o el decorado de una ópera de Wagner. El viajero no estuvo nunca en el Tíbet pero se imagina que sus aldeas deben ser así, solemnes, miserables, casi vacías, llenas de escaleras y balaustradas, colgadas de las rocas y también horadadas en la roca. Nuevo Viaje a la Alcarria. Camilo José Cela.

Pero que sea actual no significa que no sea digno de visitar. Si que existen varias teorías sobre quien habitó las cuevas y grutas en la antigüedad. Se habla desde serfadíes refugiados, templarios de Torija al disolverse la Orden, monjes agustinos, etc.

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

La finca es particular y esta abandonada, pero se puede ver perfectamente todo desde fuera, desde la galería hasta la parte baja. La finca esta abandonada y en malas condiciones de conservación, así que no os recomiendo el acceso al interior, menos aun con lo peques. Pero os enamorará la belleza paisajistica de la zona en general. Los pequeños no están acostumbrados a encontrarse edificaciones de este tipo, ademas en plena naturaleza y os aseguro que les dejará con la boca abierta.

Cascada de Cívica y Cueva de la Mora:

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

Aun hay mas sitios con encanto para visitar y es que a la izquierda de las ruinas, a pocos pasos, os vais a encontrar una cascada preciosa. Hay que tener cuidado con los peques porque esta a unos metros por un camino al lado del arcén. Esta muy cerca, la carretera tiene buena visibilidad y poco trafico y el arcén es ancho, pero toda precaución es poca. En seguida os topareis con una encantadora cascada cubierta de vegetación y con una charca muy poco profunda en la base. Esta es la cascada de la que os hablaba antes, que procede del agua de la Fuente de los Siete Caños. La cascada se ve perfectamente desde el camino, no esta a mas de 7 u 8 metros desde esa posición. Aun así si la queréis ver desde mas cerca, tiene acceso por los laterales, solo que hay que llevar calzado adecuado o que no os importe mojaros los pies.

El conjunto lo completan dos cuevas, una de ellas tras la propia cascada. A la derecha de la cascada esta la que se supone es la Cueva de la Mora. Digo se supone, porque en el pueblo nos indicaron insistentemente que era esa, pero también hay referencias de que seria la que esta tras la cascada. Sea como sea, se trata de una pequeña gruta que termina en un pozo en apariencia bastante profundo, no tuvimos ganas de comprobar cuanto. Tampoco nos adentramos allí con los peques, ya que el pozo no esta tapado, pero bueno si algún intrépido quiere mojarse y verlo es curioso, yo si que accedí. En el pueblo cuentan que si tiras una piedra al pozo no la escuchas llegar al fondo. No es la única leyenda de la cueva, la leyenda de la Cueva de la Mora esta muy extendida  y se asocia a infinidad de cuevas diseminadas por toda la geografía española, en especial por esta zona, que fue fronteriza en la época del conflicto cristiano-musulmán.

La leyenda cuenta que una joven musulmana se enamoro de un cristiano. Su padre contrario a esta relación se la prohibió y le busco marido. La joven se negó y el padre la encerró en la cueva, donde el cristiano nunca pudo encontrarla. Y la joven murió allí de pena. Si tenéis hijos mas mayores y también para vosotros, Gustavo Adolfo Becquer hace referencia a una Cueva de la Mora (no esta en concreto) en una de sus Leyendas.

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

La visita da mucho juego con los peques, en especial porque pueden observar el recorrido casi total del agua. Ver la vegetación que crece fuera y dentro de ella. Los elementos que flotan y se hunden. Recoger hojas, piedras, todo lo que podáis imaginar . Ademas les sorprende muchísimo ver la edificación en la propia roca.

Merendero de Barriopedro:

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

Si vas a pasar el día completo, podéis elegir comer en la vecina Brihuega, que también es un lugar precioso para visitar. Pero esto lo dejo para otro día. Nosotros somos mas de campo que las amapolas y queríamos comer en la naturaleza y que los peques siguieran disfrutando.

Si seguís por la carretera en dirección Masegoso, a pocos metros encontrareis un desvío a Barripedro. A unos 4 o 5 kilómetros por una carretera que merece la pena ver esta el pueblo. No tiene perdida. Se trata de una localidad pequeña (en 2016 había censados solo 17 habitantes). Nada mas entrar al pueblo, en la primera oportunidad de girar a la derecha os topareis con la Iglesia. Justo debajo esta uno de los merenderos que mas nos ha gustado visitar este año. Ademas de estar en buenas condiciones de conservación, tiene columpios y tobogán. También hay un lavadero, aunque el día que nosotros fuimos no tenia agua, es el único “pero” que le pondría.

Allí disfrutamos muchísimo, el abuelo había preparado migas extremeñas por la mañana (en mi casa la conexión pacense/alcarreña es muy fuerte XD). Pudimos observar insectos, hongos, también recogimos corcho y otros elementos para la decoración de Navidad este año. Ademas el entorno es muy seguro y los niños pueden recorrer toda la zona solos sin problemas.

Ocio con niños: visita a Cívica y Barriopedro

Espero que haya gustado y que os animéis a hacer esta visita a Cívica y Barriopedro. Una preciosa y pintoresca zona, en plena naturaleza, lejos de aglomeraciones turísticas.