Hay momentos como las vacaciones, que piden mas que nunca que la lectura sea dinámica. Mas aun cuando tienes hijos en diferentes edades. Encontrar libros que capten la atención de los tres se vuelve complicado. Por eso los libros con los que se puede interactuar son una apuesta segura. El ultimo que ha llegado a nuestras manos es «Un día con los pequeñitos» de literaturas SM.

Una pandilla muy numerosa y bien avenida a la que acompañar durante un día entero. Un libro para observar detenidamente, buscar, encontrar y expresarse.

Un día con los pequeñitos, busca y encuentra:

Un día con los pequeñitos reseña

«Un día con los pequeñitos» no se trata de una historia como tal. Si no de paginas ilustradas con las que se puede interactuar. Cada pagina refleja un momento del día. Y hay una propuesta para encontrar diferentes dibujos dentro de las ilustraciones. También hay propuestas en el texto que invitan al niño a expresarse respondiendo preguntas o explicando situaciones cotidianas. La idea es captar la atención del niño a través de la observación y que interactue con lo que ve.

Un día con los pequeñitos reseña

Sin duda, es el tipo de libro que recomiendo cuando me decís «leo, pero no presta atención» o «enseguida pierde el interés». En general no es un tipo de literatura que vaya a tener un lugar preferente en nuestra biblioteca. Pero si es interesante tener algún ejemplar. Porque tiene otro tipo de virtudes diferentes a un cuento tradicional. Favorece la concentración y es una oportunidad para que el niño empiece a expresarse y ejercitar el lenguaje. Reconocer animales, formas y objetos. Pero sobre todo, para mi lo mejor es que resulta interesante para diferentes edades. Puedes modular la complejidad de la búsqueda, de las preguntas. Y las coloridas ilustraciones de Marion Billet, llaman muchísimo la atención. Creando un mundo lleno de formas y color bastante definidas y reconocibles por los niños.

Deja que los niños creen su propia historia:

Un día con los pequeñitos reseña

No tener una historia predefinida tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Aunque gran parte va a depender de nosotros. Si no hay una historia escrita ¿Porque no crearla?. Que cada vez que cojan el libro de la estantería sea una historia diferente para ellos. Ni siquiera estamos condicionados a darle un comienzo y un final. El libro comienza al despertarse y termina a la hora de dormir. Pero los niños pueden elegir su parte favorita del día, repetirla y cambiarla tantas veces como quieran.

Mas ideas de lectura.

Marion Billet y los pequeñitos:

Estoy segura que las ilustraciones te resultan conocidas y no recuerdas por qué. Y es que su autora Marion Billet tiene mas de 80 títulos infantiles publicados. Ademas de «Un día con los pequeñitos» hay editados dos títulos mas de la colección. No me gusta hablar de edades recomendadas, pero es una opción ideal para pre-lectores. Y para disfrutar y compartir entre hermanos.

Un día con los pequeñitos reseña

¡Felices vacaciones y que disfrutéis mucho leyendo este verano!