Con la llegada del invierno, muchos se esconden en sus casas y no salen hasta la primavera. Otros muchos preferimos aprovechar lo que el frío nos ofrece y practicar todos esos deportes de nieve que no podemos el resto del año. Sin embargo, muchos padres creen que este tipo de excursiones no es apropiada desde que los más pequeños se han unido a la familia. Nada más lejos de la realidad. Si uno sabe escoger bien el destino y el alojamiento, las escapadas de toda la familia pueden llegar a hacerse rutinarias. Además, estas fechas son una buena ocasión para estar pendientes de los descuentos, como la oferta a Caldea con Esquiades.com para pasar una tarde de spa. Si te preguntas qué puedes hacer con los más pequeños en Andorra, sigue leyendo.

Esquiar y disfrutar de la nieve

Evidentemente, visitar Andorra lleva implícito esquiar y jugar con la nieve, aunque visitar nuestro país vecino en primavera y verano también es una buena opción. Si, como es normal, vamos en invierno, en Andorra podemos encontrar dos pistas de esquí enormes.

Grandvalira ocupa la superficie más grande, con más de 200 kilómetros de pista en los que se practican diversos deportes de nieve, aunque el esquí convencional y el snowboard son los más conocidos. Por supuesto, esta estación cuenta con actividades dirigidas a los más pequeños. Los circuitos infantiles están adaptados para evitar cualquier daño posible y siempre están vigilados, de modo que muchos padres aprovechan para apuntar a sus hijos en estas actividades mientras ellos realizan deportes de invierno. El circuito Mon(t) Magic, por ejemplo, tiene la pista para niños más grande del sur de Europa, mientras que el Imaginarium pretende enseñar a los niños a esquiar con la ayuda de KicoNico, la mascota. 

Vallnord es la segunda estación y está situada al norte. Es más pequeña que la anterior pero igualmente impresionante. Esta estación está abierta durante casi todo el año, salvo el día de Navidad. En invierno se realizan circuitos de esquí tanto para niños como para mayores. Durante el verano, por su parte, se centra en actividades veraniegas y excursiones. Existen además rutas de senderismo y otros deportes, dependiendo de la estación en la que vayamos.

Naturlandia

Que debemos enseñar desde pequeños a los niños a respetar la naturaleza es un hecho, pero a veces es algo que se nos hace difícil. Para ello, los parques naturales son ideales. Entre las actividades que podrán realizar se encuentra el tobogán alpino más grande del mundo, uno de sus mayores reclamos. También se ofrecen otros reclamos como escalada, tirolinas o camas elásticas, entre otras.

Sin embargo, lo que verdaderamente hace especial este parque es el Parque de Animales, donde se explica a los niños la fauna de los pirineos, con sus osos pardos, ciervos, lobos o linces. De hecho, este parque está dividido en zonas, dependiendo de los animales en los que se centra. Es una actividad que encantará a los más curiosos de la familia y permitirá que conozcan y respeten, desde pequeños, la naturaleza que nos rodea. 

Palacio de Hielo

Si hablamos de hacer actividades relacionadas con el invierno y el frío, patinar sobre hielo no puede faltar. El Palau de Gel o Palacio de Hielo tiene, nada más y nada menos, que 1.800 metros cuadrados, siendo la única pista de hielo olímpica del país. Allí podrán aprender a patinar quienes todavía, por edad, no lo han intentado. Además, los menores de 6 años entran gratis, aunque siempre en compañía de un adulto.

Si el patinaje no acaba de convencer a los pequeños, el Palacio ofrece otras opciones. Cuenta, entre otras, con una piscina climatizada para niños con actividades como natación con profesores. Además de aprender cosas nuevas, estas actividades harán que se relacionen con otros niños y se abran a nuevos amigos. 

Relax en Caldea

Aunque no parar en todo el día es lo que toca cuando estamos de viaje, relajarnos tranquilamente y disfrutar de nuestras vacaciones es necesario. Por ello, tenemos que escoger un alojamiento tranquilo y equipado para los más pequeños. Las páginas webs como Esquiades.com pueden ayudarnos a comparar diversas opciones.

Además del hotel, Caldea es un imprescindible para todos los que visitan Andorra. Se trata de un balneario en el que podrás disfrutar de sus aguas termales. Además de jacuzzis, saunas o baños indoromanos, Caldea también cuenta con hidromasajes en todas las instalaciones. Si estás descartando esta opción por los niños, vengo a resolverte el problema: Caldea cuenta con Likids, un spa exclusivo para los niños y niñas de entre 3 y 8 años. Entre las propuestas se encuentra una laguna termal, la playa suave para realizar actividades con un monitor o la sauna lounge, con una temperatura estable en torno a los 24 ºC. También ofrece un jacuzzi especial y un espacio fitness para realizar actividades físicas con monitores.

¿A qué esperas para visitar Andorra con toda la familia?