La dermatitis atópica es un problema que afecta a gran parte de la población. Solemos asociarlo a la infancia. Pero en muchos casos, como el mío propio, permanece en la edad adulta. Como cuidar una piel con dermatitis atópica no es sencillo. Ni existe una pauta única de tratamiento. Igual que no solo existe un tipo de origen, el cual lamentablemente casi siempre es desconocido. Aunque si hay algunos factores como el hereditario, las enfermedades auto inmunes, etc… Que predisponen a la persona a padecerlo.

El cuidado de la dermatitis atópica a nivel familiar es todo un reto. Y en casa consiste básicamente en dos factores, prevenir y tratar los brotes. Para estos dos fines, en especial el segundo, encontramos métodos tan diversos como la medicina tradicional, la homeopatia o la medicina natural.

Como cuidar una piel con dermatitis atópica:

Prevención:

cuidar una piel con dermatitis atópica

Lo principal que podemos hacer desde casa para cuidar una piel con dermatitis atópica es prevenir los brotes. Los brotes pueden ir acompañados de prurito, picazón o ambos. Y son muy características las lesiones de rascado en personas con dermatitis.

  • Conoce tu piel y la de tu familia. Como se suele decir la experiencia es un grado. Observando que sucede a tu alrededor puedes encontrar patrones relacionados entre brotes. Esto te ayudara a identificar las cosas que debes evitar.
  • Evita el alcohol y el tabaco, son malos para la salud por infinidad de motivos. Pero si padeces dermatitis atópica, será muy raro que no estén ambos en tu lista negra de desencadenantes.
  • El desencadenante por antonomasia de los brotes de dermatitis son los nervios. Evita en la medida de lo posible los picos de estrés. Si tienes alguien con dermatitis a tu alrededor, seria genial facilitarle un poco la vida en momentos de tensión.
  • Los ácaros de polvo son otros de los grandes enemigos de las pieles con problemas. Es muy aconsejable evitar el polvo en casa y ventilar correctamente. Mucho ojo a los textiles a los que no solemos prestar atención. Como cojines, cortinas, tapizados, almohadas, etc…
  • La sequedad de la piel no solo nos predispone a padecer un brote. Si no que hace que estos se sobrelleven aun peor, al no estar nuestra dermis en las mejores condiciones. Por ello es tan importante mantener la piel hidratada.
  • Y por último en esta lista de grandes enemigos de las pieles con dermatitis, los cambios bruscos y los picos de temperatura. A evitar en la medida de lo posible. Mucho ojo también con las duchas y baños excesivamente calientes.
  • Por Internet pululan algunas listas de alimentos a evitar. Pero yo no voy a demonizar ninguno. Ya que la evidencia real es escasa y cada persona y dermatitis es un mundo.

Tratamiento:

cuidar una piel con dermatitis atópica

Lo primero que hay que dejar claro es que la dermatitis atópica es una enfermedad crónica. Mejora, pero la predisposición a tener un brote se mantiene durante toda la vida. Existen múltiples tratamientos. Algunos se focalizan en la causa, si es que esta estuviera clara. Y otros en el resultado.

  • La medicina tradicional tiene tendencia a tratar los síntomas, mas que los posibles desencadenantes. Que pueden ser diversos. Normalmente se utilizan cremas hidratantes. Y en brotes mas importantes se utilizan corticoides tópicos y/u orales. En algunos casos también se podría recomendar el uso de antiestaminicos. Para prevenir un origen alérgico. Son tratamientos que no se pueden sostener demasiado en el tiempo, debido a sus potenciales efectos adversos.
  • La homeopatia por el contrario si que cuenta con tratamientos preventivos. Que deben ser personalizados. Y también con medicamentos homeopáticos para el manejo de los brotes. Que no resultan agresivos como seria el caso de los corticoides. Si quieres conocer mas acerca de la homeopatía, recuerda que en una publicación anterior ya hablamos de su situación en España.
  • Por otro lado, en la medicina natural hay de todo. Así que lo mejor es aislar los métodos que tienen mayor evidencia de funcionar. Como por ejemplo las friegas con Aloe Vera. O las infusiones y aceites (aplicados de forma tópica) de caléndula.

 

¿Y tú? ¿Lidias o has lidiado con este problema? Cuéntame tu experiencia y tus trucos para cuidar una piel con dermatitis atópica.