Una de las compras que más dudas generan con la llegada del bebé, es sin duda, la compra del sistema de retención infantil (sri) o más comúnmente llamado, silla de coche. Hay tantos diferentes modelos, sistemas, posiciones, grupos, etc… Que hay que hacer un auténtico máster en la materia. Por eso no es de extrañar que los futuros padres acudan a diferentes test, en los cuales se valoran estas sillas.

El problema es que, a pesar de que estos test deberían facilitarnos la vida, no siempre nos van a orientar hacia una buena compra. En esta entrada no vamos a hablar sobre que tener en cuenta a la hora de comprar una silla, ya que esto lo abordaremos en otra entrada. Hoy lo que vamos a aprender es a diferenciar los test mas famosos, en que se basan, que miden, qué peso debería tener cada uno en nuestra decisión final y si realmente sus comparativas son de fiar.

Como veremos mas adelante, no es oro todo lo que reluce y aunque es una tarea impresionante, merece la pena estudiar el tema de los sri en profundidad y no dejarnos guiar tan fácilmente. También tenemos la opción de dejarnos aconsejar en la tienda de puericultura, pero tener en cuenta que generalmente nos van a recomendar la silla del distribuidor con el trabajen en mejores condiciones, así que ir con la lección aprendida de casa, sigue siendo la mejor opción, también en este caso.

Comparativa de test sobre sistemas de retención infantil:

Comparativa de test sobre sistemas de retención infantil

  • Test de la OCU: probablemente uno de los mas famosos, si entramos en su pagina, en la categoría correspondiente, buscando información, veremos que habla ampliamente sobre el sistema isofix. Pero a penas habla sobre la contramarcha. Es indudable que si buscamos seguridad en carretera, la primera premisa es que las sillas más seguras son a contramarcha. Según la OCU, en la fecha correspondiente a este articulo, las mejores sillas en su comparativa para los grupos 1 y 1/2 son a favor de la marcha. Ellos califican las sillas con diferentes etiquetas, “mejor del análisis”, “compra maestra”, incluso una etiqueta de “no comprar”. La cual no he encontrado en ninguna silla (ni siquiera en una que solo consigue 17 puntos sobre 100). Además a cada silla le acompaña una puntuación. ¿En que se basan para otorgar dicha puntuación?. Dicha puntuación se basa, un 10% en la ergonomía de la silla, un 40% en la facilidad de uso y un 50% en la seguridad. Si tenemos en cuenta que en este sistema de puntuación, pesa casi tanto la facilidad de uso como la seguridad, significa que una silla que se instala muy fácilmente, puede tener mas puntuación que otra que sea más segura. Como lo que buscamos es seguridad, este test no nos ofrece fiabilidad. Por que encima, ni siquiera especifica, qué puntuación han conseguido en cada partida y como hemos dicho anteriormente, algunas de las mejores sillas según ellos, son a favor de la marcha.

Comparativa de test sobre sistemas de retención infantil

  • Test del RACE: quizá este sea el más consultado. En este caso, si encontramos información sobre la importancia de viajar a contramarcha, en alguno de sus artículos accesibles. En este test, le colocan a las sillas etiquetas como “muy satisfactorio”, “satisfactorio”, “aceptable”, etc… En este caso también se valoran diferentes factores, seguridad, manejo, ergonomía, limpieza y confección, detección de sustancias peligrosas. No he encontrado, que % pesa cada uno, pero solo con que el resto pese un 10% cada factor, la seguridad no superaría el 60% de la valoración total. La limpieza, confección o la detección de sustancias peligrosas (se refiere a sustancias en el chasis que nunca entrarían en contacto con el niño), está bien que sean determinantes entre varias sillas en igualdad de condiciones de seguridad, pero nunca “robar” peso en una puntuación total. Así que el caso es el mismo, no podemos estar seguros de que las sillas mejor valoradas, sean realmente las mas seguras. Aunque ofrece algo más de fiabilidad que el test de la OCU.

Comparativa de test sobre sistemas de retención infantil

  • Plus test: es un test sueco, conocido por ser el más exigente del mundo en seguridad infantil, solo las sillas acm pueden pasarlo. Es más conocido entre padres que ya tienen nociones acerca del tema que nos ocupa. Los puntos más fuertes son, que hacen pasar a las sillas por un crash test en las condiciones mas exigentes y que hacen una medición de la carga cervical del niño en caso de accidente, ya que la zona del cuello es la más sensible y de donde derivan la mayoría de las lesiones por impacto (el estándar europeo sólo mide la aceleración del tórax y cabeza). Este test está concebido más como una certificación de seguridad que como una herramienta de marketing, como sucede con OCU y RACE. Por eso es al que se le otorga mayor credibilidad. Siendo el mas fiable de los tres para dejarse guiar. El único “pero” de este test, es que al estar las sillas afm directamente suspensas, podemos encontrar modelos, que admiten la instalación en ambos sentidos que no lo pasan, sólo porque su posición afm está directamente suspensa aunque no lo vayamos a usar así, es un punto a tener en cuenta a la hora de descartar una silla por no pasar este test.

 

Ya conocemos un poco más de los test más famosos y ahora podéis valorar cuales os pueden servir como herramienta de consulta a la hora de la compra. Mi consejo es que valoréis muy bien si la silla elegida cumple vuestras expectativas en cuanto a seguridad principalmente y uséis estos test solo en caso de duda entre varios modelos, le deis más credibilidad al Plus Test y no compréis con dudas. Sobre todo pensar que la silla más simple a contramarcha, es mas segura que la de gama mas alta a favor de la marcha.

Para terminar solo un ejemplo, según la OCU, la mejor silla de grupo 1, es la Cybex Junofix 2, silla de instalación afm y con el más que cuestionado cojín de seguridad, en el test RACE aparece con el resultado “muy insatisfactorio” y el plus test, sabemos que al ser afm, directamente no lo pasaría.

Espero que esta información os sea de utilidad, ¡Un abrazo a todos!

Más información sobre viajar a contramarcha:

Mitos sobre la contramarcha