Ranking Madresfera

Vaya por delante, que tener la piel atópica, es una gran faena. No parece demasiado importante. Pero lo cierto es que es muy difícil lidiar a diario con la dermatitis atópica. A nivel físico hablamos de picores, malestar, descamaciones, etc. Y a nivel psicológico, realmente puede minar la autoestima de una persona. Desde luego como poco, influye en el ánimo y en el carácter.

Con el tiempo aprendes a lidiar con la situación. Aunque no hay fórmulas mágicas, sí que hay dos cosas que son fundamentales. Conocerse y buscar patrones durante los brotes y confiar en una clínica especializada como, por ejemplo, Dermatología Dexeus u otra de tu elección. Y tengo buenas noticias, prestarle la atención necesaria a la piel puede darle un giro de 180º.

Prevenir los brotes de dermatitis atópica

Prevenir la enfermedad en si misma, es complicado. Ni siquiera esta claro si se debe a una predisposición genética o a factores ambientales, como la contaminación. Pero prevenir los brotes de dermatitis atópica sí que es posible.

Con los niños, adelantarse es primordial, ya que para ellos el manejo de la situación es más complicado. Y además de esta forma, limitamos el uso de corticoides. En dermatología pediátrica se aconsejan unas pautas muy sencillas. Que todos conocemos, pero no está de más recordarlas, porque son muy eficaces.

  • Los baños deben ser cortos y la temperatura es importante. Los extremos de frio o calor alteran la piel.
  • Todos sabemos que hay que secar bien los pliegues. Pero el principal error que cometemos es el “froti froti”. La piel hay que secarla a toques. Y lo mismo para el uso de la esponja. Créeme, no van a estar mas limpios porque te cargues todo el manto hidrolipídico de la piel.
  • Hidratación, hidratación y mas hidratación. Porque las pieles atópicas tienen tendencia a la deshidratación. Y aunque no siempre es necesario utilizar cremas con los bebes. El caso de un niño con dermatitis atópica es diferente. Tampoco olvides que funciona tanto por dentro como por fuera.
  • Siempre es aconsejable utilizar tejidos naturales y que transpiren bien. Y ahora viene un consejo particular, lava siempre la ropa antes de estrenarla. De esta forma eliminas todos los productos de apresto que pueda tener.
  • Protección solar siempre. En verano, en invierno, en niños, en adultos. Te mimetices con un helado de nata o tengas un morenazo. Para todas las pieles. Esto es algo que hay que tener grabado a fuego.

El manejo de la dermatitis en adultos

Los mismos consejos que aplican para cuidar una piel atópica en los niños, aplican para nosotros los adultos. Pero además nosotros tenemos un plus, que es el auto conocimiento que podemos poner en práctica.

Y no me refiero a una cuestión “mística”, hay que buscar patrones que desencadenen los brotes de dermatitis, coincidencias y aislarlo todo.

brotes de dermatitis atópica

El problema es que esos factores que nos afectan provienen de mil cosas. Desde un alimento concreto, hasta el polvo de los muebles, pasando por un estado de ánimo determinado. Así que, unas veces lo conseguiremos y otras veces no, pero identificar las cosas que hacen mal a nuestra piel atópica marca la diferencia.

Y por favor, no te rasques. Nadie mejor que yo sabe lo difícil que es. Pero solo empeora tanto el brote, como el estado de la piel a larga. Además de que puede producir heridas y dejar marcas posteriores.

¿Por qué es importante acudir al dermatólogo si tienes la piel atópica?

brotes de dermatitis atópica

El dermatólogo te va a ayudar, tanto a aislar patrones, como a lidiar con los brotes. Te dará las herramientas tanto de prevención como de curación. Y sobre todo ganaras calidad de vida, porque, aunque no hablemos de una enfermedad grave, desde luego puede alterar mucho el día a día de una persona.

Recuerda acudir al dermatólogo y ser constante con las rutinas cosméticas que te funcionen. Y no olvides que la piel se cuida tanto por dentro, como por fuera.