fbpx

Mudarse con niños y no morir en el intento

En casa somos como una especie de hermanos Scott, pero de las mudanzas. Si cambiar de hogar cada dos años, por diversos motivos, no nos ha vuelto unos expertos, no se que lo hará. Vamos a hablar de como mudarse con niños sin acabar en un manicomio. Y ojo porque todo os va a resultar muy útil, pero además he dejado lo mejor para el final.

Lo cierto es que mudarse era bastante mas sencillo sin niños, de hecho apenas requería planificación. En esa época tanto nos daba un día que dos, que dormir en el suelo sobre el colchón. Que tiempos aquellos… Resuena en mi cabeza la canción de Alphaville, Forever Young y tengo la certeza de que me estoy haciendo mayor.

Mudarse con niños

Mudarse con niños y no morir en el intento requiere planificación. Al menos si no quieres que un caos repentino inunde tu vida. O tener que ponerte a abrir cajas en busca de un objeto que ni recuerdas donde habías metido.

Mudarse con niños y no morir en el intento

Separa las cosas que van a necesitar a corto plazo y llévalas tu mismo:

Créeme que mover una pila de cajas a las tantas de la noche, para sacar la de abajo que es en la que estan los cepillos de dientes, no es agradable. Haz una lista de todo lo que van a necesitar durante los primeros días. Lo ideal es llevarlo con vosotros, porque no es lo mismo una mudanza dentro del mismo barrio, que a sitios separados por muchos kilómetros. Imagina todo lo que puede suceder en el trayecto. Aunque para evitar problemas lo ideal es utilizar buscadores como Zaask, a la hora de realizar mudanzas en Valencia, Barcelona, Madrid, etc. Donde operan muchas empresas y en esta pagina puedes consultar las mejores del sector.

  • Artículos de higiene diaria, como el cepillo de dientes, pañales y toallitas o los productos que uséis para el baño.
  • Las cosas del cole, especialmente si os mudáis entre semana. Si los peques realizan alguna actividad extra escolar que requiera material. Añádelo tambien al inventario.
  • Deja que los niños hagan una pequeña lista con sus objetos de referencia. Su vaso preferido, el muñeco con el que duermen o el cuento que les gusta que leas por la noche. No se trata de llevar cientos de objetos, si no algunos de sus preferidos. Porque, aunque los adultos pensemos que improvisar durante un par de dias puede ser un aprendizaje. Quizá un cambio de hogar no sea el mejor momento. Y tener cerca sus objetos de apego, puede ayudar en el proceso.
  • El tema de la alimentación no suele ser complicado, ya que siempre puedes pedir a domicilio y así empezar a conocer a los hosteleros de tu nuevo barrio. Pero en caso de bebes o niños muy pequeños, lleva encima sus biberones, su leche. O los objetos que tu necesites para la lactancia materna.
  • Tambien es aconsejable llevar un par de mudas a mano, con la finalidad de no tener que bucear en cajas de ropa.

Busca profesionales en tu zona para mudarte:

La experiencia es un grado, eso esta muy claro. Yo lo descubrí la primera vez que contratamos una agencia, por medio de un buscador profesional de mudanzas en Sevilla, Extremadura o Madrid. Funcionan muy bien en cualquier parte. ¿Por qué no lo hacíamos antes? Como todo el mundo, por la falsa creencia de ahorrarnos dinero. Pero eso que se lo cuenten a aquel frigorífico que se nos abollo, al monitor curvo que se había regalado el padre novato 4 días antes y que acabo con un bonito roto en la pantalla… Eso sin contar alquiler de furgoneta, gasoil, días de vacaciones consumidos en la mudanza y los maravillosos brotes de dermatitis atópica que me salían por el polvo y el estrés. Para nada salía mas económico hacerlo por nuestra cuenta.

La gran diferencia es que los profesionales etiquetan todo, cual Marie Kondo. Cosa que, no te engañes, tu solo harás bien en la mitad de las cajas. Porque en el resto harás Tetris para ir rellenando y se te descontrolaran un montón de cosas en el proceso. Ellos recogen de una habitación y lo dejan en el destino, en la nueva habitación que hayas asignado. Incluso existen servicios para dejarlo tal cual, en plan que sacan la ropa de tu armario antiguo y te la dejan colgadita en el nuevo. A mi esto ya me parece too much, pero si fuera necesario, puedes contar con ello. Aunque sigo sin imaginar a nadie metiéndome mano en el cajón de las bragas.

Por supuesto, no hace falta decir que tienen un seguro para posibles roturas o desperfectos. Aunque te adelanto que rompen menos cosas que tu. Si algo se rompe, y créeme que en una mudanza en la que se mueven miles de objetos es muy inocente pensar que nada se va a deteriorar, esta asegurado.

Habla mucho con tus hijos:

Es muy tentador dejar que las cosas lleguen por sorpresa. Y ahorrarse peros, quejas y explicaciones previas varias. Pero piensa en como te puede llegar a estresar una mudanza a ti como adulto. Ahora imagina si eres un niño y te enfrentas a lo desconocido. La diferencia puede ser vivir un trauma o vivir una aventura.

Si piensas que una situación puede ser complicada o algo va a salir mal y no haces el trabajo previo para controlarlo. Acabara sucediendo, y siendo peor de lo que imaginas. El efecto Pigmalion trasladado al mundo de las mudanzas, créeme, no quieres que algo así suceda.

Haz un estudio previo de la zona:

A lo mejor conoces al dedillo tu nuevo barrio, o a lo mejor no. En ese caso es interesante que hagas un poco de detective y busques sitios donde podáis salir durante los primeros dias a despejaros un rato. Situar donde estan los parques, alguna ludoteca, la librería del barrio. En definitiva sitios para desconectar unos minutos y recargar pilas con los niños. Vais a tener mucha prisa para terminarlo todo lo antes posible, pero créeme que un paréntesis es casi terapéutico. Con buen animo familiar, vais a ir mucho mas rapido, aunque tengas que parar a menudo.

Mudarse con niños y no morir en el intento

Deja que se impliquen en la mudanza:

Mudarse con niños tambien implica familiarizarlos con el nuevo entorno. Abandonar el que conocían como suyo, el estrés de una mudanza, etc. Todo esto será mas fácil si has hecho un buen trabajo previo. Pero además si les dejas involucrase en el proceso, ayudar a colocar algunas cosas, incluso decidir donde van algunos objetos. Harás que empiecen a sentir mucho antes la nueva casa como un hogar.

Deshazte de cosas que ya no necesitáis:

Es un dicho popular, que no hay mejor manera de poner orden en una casa que mudarse. No quieras ir rápido y embalar TODO. Ya te lo digo yo. Es que no hay mejor momento, y aqui voy a ser un poco maliciosa, de deshacerte de todos esos juguetes que no usan. Que estan ocupando sitio en vuestra vida. Que se ponen a sonar dentro del armario por la noche. Aquella fabrica de slime que ya esta todo seco. Ahora o nunca puedes aprovechar para deshacerte de todo. Seleccionar entre todos, juguetes que van a la nueva casa, juguetes para donar o juguetes que van al reciclaje. Te doy algunos trucos.

  • Separar con que juguetes no han interactuado en los últimos 3 meses. Si no tienen valor sentimental o no van a ser heredados por ningún hermano. Es hora de despedirse de ellos.
  • Los juguetes rotos al reciclaje, sin piedad.
  • Recuerda que donar es dar a otro lo que necesita, no lo que a ti te sobra. Juguetes en malas condiciones no son aptos para la donación. El mensaje valioso para tus hijos no es que un juguete roto es mejor que nada. Si no compartir con el prójimo lo que tenemos.
https://www.instagram.com/lamaminovata/


Publicado

en

,

por

Etiquetas: